II. Imitaciones — Del Menhir al Markers

Ahora el antiguo Menhir, revolución de la primera arquitectura del ser humano, se ha transformado en el símbolo rojo del markers de Google Maps que sirve para señalar las distintas búsquedas que hacemos en Google Maps y decirnos “es aquí”. Es tal su popularidad que se ha convertido en el símbolo de la localización.

Éste ya no sirve sólo para señalar un único “es aquí”, sino que puede funcionar como contenedor de información y, acompañado de las facilidades del servicio de Google Maps, decirnos: “es aquí y además ocurre esto”. En resumen, funciona como signo del “es aquí”, además revela los atributos de la empresa o compañía que marca y, por último, muestra los valores de Google.

Francesco Careri afirma en El andar como práctica estética que es bastante probable que los viejos menhires funcionasen como un sistema de orientación territorial fácilmente inteligible para quienes conocían su lenguaje. Una especie de guía esculpida en el paisaje que conducía al viajero hasta su destino, llevándolo de una señal a la siguiente a lo largo de las rutas intercontinentales.

El menhir para el neolítico significó una nueva presencia en el espacio, significó la revolución arquitectónica y el paso del dibujo de las pisadas al objeto que marca. De forma similar, el markers de Google es para la era digital un nuevo menhir transformado en un símbolo, no solo comercial,
que nos guía.