Puente de Isabel II
Puente de Isabel II

Sevilla también es gris. Hace muchos años el invierno se instaló en torno a un puente que sirve de nexo entre un barrio y una ciudad. Dicen que antes de la llegada de esta estación, que se antoja eterna, todo era alegría y júbilo. Ahora la niebla, espesa y vehemente, cae lenta sobre las cabezas solitarias y apesadumbradas que cruzan el puente sin saber el por qué y para qué. Un trabajo que visiona una Sevilla "desfigurada" por el frio y el gris del invierno.

IMG_3148.jpg
IMG_1941.jpg
IMG_1938.jpg
IMG_1943 copy.jpg
IMG_1945.jpg
IMG_3150.jpg
IMG_3149.jpg
IMG_6747 copy.jpg
IMG_3145.jpg
IMG_3142 copy.jpg
IMG_3137 copy.jpg
IMG_6762.jpg
Puente de Isabel II
IMG_3148.jpg
IMG_1941.jpg
IMG_1938.jpg
IMG_1943 copy.jpg
IMG_1945.jpg
IMG_3150.jpg
IMG_3149.jpg
IMG_6747 copy.jpg
IMG_3145.jpg
IMG_3142 copy.jpg
IMG_3137 copy.jpg
IMG_6762.jpg
Puente de Isabel II

Sevilla también es gris. Hace muchos años el invierno se instaló en torno a un puente que sirve de nexo entre un barrio y una ciudad. Dicen que antes de la llegada de esta estación, que se antoja eterna, todo era alegría y júbilo. Ahora la niebla, espesa y vehemente, cae lenta sobre las cabezas solitarias y apesadumbradas que cruzan el puente sin saber el por qué y para qué. Un trabajo que visiona una Sevilla "desfigurada" por el frio y el gris del invierno.

show thumbnails